Catequesis Especial

¿De qué hablamos cuando nos referimos a ella? La Iglesia realiza, al estilo de Jesús, su labor evangelizadora con palabras y con obras, proclamando el evangelio y con el testimonio de su vida: evangelizar significa para la Iglesia llevar la buena nueva a todos los ambientes de la humanidad.

La Catequesis especial está dirigida a los niños y jóvenes física y/ o mentalmente disminuidos. Estos tienen derecho a conocer como los demás el “misterio de la fe”. Al ser mayores las dificultades que encuentran son más meritorios los esfuerzos de ellos y de sus educadores.

¿Qué responsabilidad tiene la comunidad? Los seres afectados por alguna discapacidad tienen necesidad de encontrar una vivencia de la comunidad, una mirada de comprensión, de bondad, de gozo; la experiencia confiada de sentirse queridos por sí mismos, por lo que sencillamente son. Necesitan una vivencia comunitaria que sea restauradora, reparadora, que les permita encontrar el gozo de ser, de existir, de compartir. “La vida afectiva de las personas discapacitadas deberá recibir especial atención… que puedan encontrar una comunidad llena de calor humano, donde su necesidad de amistad y de afecto sea respaldada y satisfecha en conformidad con su inalienable dignidad moral…” (Juan Pablo II). Con esto vemos que la responsabilidad no recae solamente en el catequista, sino en todos, ya que nos hacemos responsables como miembros del Cuerpo de Cristo.

Contenido

Respecto al contenido doctrinal de la catequesis, no podemos pensar en un contenido distinto para quienes tienen capacidades diferentes y quiénes no.

De ninguna forma en la catequesis puede ponerse el acento exclusivamente en los aspectos del  entender, destinándola únicamente a los capacitados intelectuales. Si la comunidad cristiana, aunque sólo sea de forma inconsciente, pusiera determinados límites a este nivel, no tendrían cabida en ellas los más sencillos de nuestra sociedad, los más limitados a nivel intelectual, sobre todo los discapacitados más profundos. Recordemos además que el evangelio siempre ha sido para los pequeños y Jesús ha mostrado una predilección especial para ellos. Esta debe ser siempre la predilección de la Iglesia.

La catequesis especial se propone llevar a cada hermano diferente la alegría de vivir la preferencia de Dios; de vivir el espíritu de las bienaventuranzas de las que están tan cerca.

Se propone integrar de verdad a los pobres en el seno de la comunidad eclesial, tal como son, pequeños y limitados, mostrando silenciosamente que la iniciativa es siempre de Dios; que sin Él nada somos ni podemos para que también ellos ejerzan su misión profética, frente a un mundo cada vez más lleno de sí mismo, autosuficiente y altanero, acostumbrado a los éxitos, que juzga inútil lo que no es eficiente.

Como vemos, la catequesis especial ocupa (valga la redundancia) un lugar muy especial en la vida de la Iglesia. Es por ello que desde este lugar de la Junta Arquidiocesana invitamos a todos a comenzar o reforzar la presencia de la catequesis especial. Los convocamos y nos ofrecemos para acompañar el proceso de madurez en el crecimiento de identificación con el Señor que vino para todos pero particularmente para los más débiles.

                                                                                       

Área de  Catequesis Especial
Junta Arquidiocesana de Catequesis 

Correo: danielaserrao@catequesissantafe.com.ar